martes, 2 de enero de 2018

“Historia de una enfermera” - Lola Montalvo


Hoy os traigo la reseña de un libro que cuenta la historia de una enfermera y en la que quienes ejercen esta profesión casi seguro que se verán reflejados.

Éstas son mis impresiones


Lola Montalvo

Lola Montalvo, nació en Madrid hace casi medio siglo. Es Diplomada en Enfermería, Licenciada en Geografía e Historia, DEA en Historia Antigua y Experta en Ciencias Forenses, Máster en CC Forenses y Derecho Sanitario, y Máster en Antropología Física y Genética Forense. Máster en Dietética y Nutrición. Tiene varias novelas publicadas con las que ha ganado premios literarios como: Primer Premio del I Certamen de Relato Corto de la Empresa Mancomunada del Aljarafe, Aljarafesa, 2005, Tomares. Sevilla, con el relato «Frontera de Agua». Segundo Premio del V Certamen de Relato Corto «Amfe-Mujer» 2006, Castilleja de la Cuesta, Sevilla, con el relato «No deseado». Segundo Premio del VI Certamen de Relato Corto «Amfe-Mujer» 2007, Castilleja de la Cuesta. Sevilla, con el relato «Una familia normal». Primer Premio del VII Certamen de Relato Corto «Amfe-Mujer» 2008, Castilleja de la Cuesta. Sevilla, con el relato «Zapatos de arena». Finalista del Certamen de Relato corto y Cuento convocado por Bookmarkt SAE, en octubre de 2009, con el relato «Solo un cigarrillo más». Finalista del III Premio de Creación literaria Bubok-Alfaguara, 2011, con la novela Sanatio.

Datos técnicos

Título: “Historia de una enfermera”

Autora: Lola Montalvo

Editorial: Ediciones B

Edición: de gran tamaño, tapa dura con sobrecubierta

Publicado en septiembre de 2017

Páginas: 656

ISBN: 9788417001018

PVP: 21,00 € en papel



Argumento

Este libro no es solo una novela. Es el relato que hace visible una profesión, la de enfermera. Y es la historia de dos mujeres, Marian y Marina.

La historia de Marian está ambientada en la época actual. A sus cuarenta y dos años está totalmente entregada a su profesión, dejándose llevar por la inercia del día a día. Luchando a pesar de las adversidades por hacer su trabajo de la manera más digna para ella y para los pacientes. Y lidiando con su soledad hasta que se enamora de Rodrigo, guardia de seguridad del hospital. Parece que por fin está viviendo la vida que siempre quiso. Pero Rodrigo guarda un terrible secreto que hará que Marian se plantee su futuro y su amor. Y deberá decidir si realmente quiere coger las riendas de su vida.

Marina, nacida en 1926 y huérfana al inicio de la guerra civil española, consiguió ejercer también como enfermera desde los años cuarenta del siglo pasado. En aquellos tiempos ser enfermera era también difícil y algunas mujeres como Marina arriesgaron su vida para conseguir ejercer su profesión de manera noble y ser independientes en nuestro país, en un momento en que eso era casi un imposible.



Impresiones

Marian es enfermera de planta en un hospital, en medicina interna. Nos irá contando su día a día, su trabajo en el hospital, su relación con los pacientes, con los demás enfermeros y con los médicos, su familia, sus amores. Todo en la actualidad. Por otro lado, tenemos también a Marina, también enfermera pero unas décadas antes.

“Historia de una enfermera” no es una novela al uso. En cierta forma, es como dos novelas en una: una larga (la de Marian) y otra muy corta (la de Marina). Pero también viene a ser una especie de biografía novelada (si es que está basada en la realidad). O una colección de pequeños relatos engarzados en una novela.

Y, sobre todo, es un canto a una profesión tan imprescindible como sacrificada. Una novela que nos mostrará sus luces y sus sombras, los problemas a los que se enfrentan los profesionales de la salud.

Al principio, se van alternando los capítulos dedicados a Marian y los dedicados a Marina. Pensé que siempre sería así y que la novela iba a ser una manera de mostrarnos cuán diferente era el ejercicio de esta profesión en la actualidad y en los años cuarenta-cincuenta. Pero la verdad es que, de repente, dejan de aparecer capítulos dedicados a Marina y todo se centra en Marian (hasta que al final vuelve a aparecer, por muy poco tiempo, Marina). No he acabado de entender esta estructura, la verdad. Creo que, si se empieza dándole a Marina tanta importancia como a Marian, hay que mantenerla hasta el final o, si no, igual hubiera sido mejor centrarse sólo en la parte del presente y dejar la del pasado para otra novela autónoma (hay material más que de sobra para hacerlo y, en mi opinión, si vestimos la historia de un cierto contexto histórico, podría dar lugar a una novela muy interesante).

Hablo primero de Marina ya que, en cómputo final, no son demasiados los capítulos a ella dedicados. Marina es una niña que queda huérfana tras la guerra civil y ha de vivir en un orfanato. Desde pequeña siente vocación por cuidar de la gente pero no lo va a tener fácil pues, siendo pobre, lo que le toca es trabajar como criada. Pero no hay nada que el trabajo y la fuerza de voluntad no pueda conseguir y, finalmente, consigue ejercer como tal. Prácticamente la historia de Marina acaba poco después de tener el título de enfermera y de haber empezado a trabajar como tal y, sólo sabremos de las dificultades de su gremio (totalmente menospreciado, incluso en la denominación ats) hasta el final cuando reaparece en escena durante unas pocas páginas. Reconozco que me he quedado con ganas de saber más de la vida personal y profesional de Marina y, repito, creo que ahí hay material interesante de cara a una futura novela (una especie de spin off de ésta)

Y ya me centro en Marian y el ejercicio profesional de la enfermería en la actualidad. Marian es una mujer joven, que vive lejos de su familia y está soltera. Ama su profesión aunque hay veces que los problemas se le juntan y desearía escapar de todo. Trabaja en un hospital, en medicina interna y nos cuenta el día a día de su vida allí.

De su mano vamos a conocer a muchos pacientes y muchas pequeñas historias (de ahí que dijese al principio que, en cierta forma, en este libro hay muchos pequeños relatos). Me ha gustado mucho la humanidad que desprende este libro. Ojalá todas las enfermeras con las que me tenga que encontrar en la vida sean como Marian. Una mujer con verdadera vocación (he ahí la diferencia), trabajadora, luchadora y, sobre todo, empática y humana. Siempre he considerado todas las profesiones relacionadas con la salud muy difíciles de ejercer y creo que deberían hacerlo sólo quienes tienen verdadera vocación. Es muy difícil relacionarse con enfermos, con gente que sufre. Tiene que acarrear un desgaste personal tremendo. Yo reconozco que sería incapaz de dedicarme a algo así, no valgo para ello. Por eso me quito el sombrero ante los buenos profesionales de la medicina, como Marian.

Me gusta que para ella -y la mayoría de sus compañeras- cada paciente sea una persona individual y no sólo un número o un enfermo más. Entablan trato personal con ellos, no sólo les curan y les cuidan sino que también les acompañan, les consuelan y les dan cariño. Por eso, cada paciente tiene un nombre y no sólo es “el de la 12b”)

Por supuesto, no todo el mundo es como Marina y también vamos a conocer a enfermeros que están allí sólo para ganar un sueldo a fin de mes

Pero la novela no sólo nos va a hablar de la profesión de enfermera sino también de la vida personal de Marian en la que, lógicamente, caben amistades, familia y amores. Así que tendremos una pequeña parte romántica que, al mismo tiempo, le da un poco de vidilla a la novela pues aportará un pequeño grano de intriga

Se nota muchísimo que Lola Montalvo, la escritora, es o ha sido enfermera y que conoce al dedillo los entresijos de la profesión. No se puede hacer una novela como ésta sin conocimiento de causa y estoy convencida de que muchas de las historias que cuenta son o están basadas en historias reales.

“Historia de una enfermera” está escrito con una prosa sencilla pero correcta. La autora utiliza dos técnicas narrativas: cuando son Marian o Marina las protagonistas del capítulo, serán ellas mismas en primera persona quienes nos cuentan lo que pasa. En cambio, cuando son otros (pacientes normalmente) sobre los que versa un capítulo, tomará la palabra un narrador omnisciente. Cada capítulo va encabezado, a modo de título, por un nombre propio: ya sea Marina o Marian, ya sea el de otra persona en cuyo caso ya sabemos que la autora nos va a hablar de la enfermedad y de la vida personal de ese paciente.

La historia se cuenta de forma lineal aunque hay saltos hacia atrás frecuentes cuando se nos cuenta la historia de cada paciente

Los personajes están bien perfilados. Indudablemente, Marian y Marina -con eso de que son protagonistas y narradoras- son las mejor caracterizadas pero, dentro del pequeño o gran papel que los demás personajes tienen, la autora sabe dotarles de suficiente realidad para hacerlos creibles. Marian, que es la que más páginas ocupa, me ha gustado en general. Como persona que es, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Me ha gustado mucho en su faceta profesional aunque en ocasiones no he acabado de entender su comportamiento y tiene algunas salidas que resultan extrañas; pero supongo que eso es, precisamente, lo que la hace tan humana.



Conclusión final

En conclusión, me ha gustado mucho “Historia de una enfermera”. Me ha resultado interesantísima la visión que da de la profesión de enfermera y el trato tan humano que da a todo el que pasa por estas páginas. El libro me ha resultado entretenido y, pese a algún altibajo en la historia y alguna ocasional pérdida de ritmo, lo cierto es que lo he disfrutado

Podéis comprarlo en Popular libros


24 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente y con ganas de hacerle un hueco

    ResponderEliminar
  2. Aunque lo había ojeado en La Casa del libro (trabajo al lado y voy cada día)creo que lo dejo de momento para no liarme mas con nuevas lecturas. Gracias por la reseña. Feliz año a tod@s

    ResponderEliminar
  3. Esta, pese a tu buena opinión la descarto porque no puedo abarcar todo y tampoco me resulta un tema tan interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Le tengo el ojo echado, me pica la curiosidad :)

    ResponderEliminar
  5. Esta es de esas novelas que no me llaman a priori pero que no puedo decir que no leeré porque nunca se sabe. El tema puede parecer interesante, aunque también podría ser un poco pesado. Dices que la prosa es sencilla pero no sé si la manera de ser contada me llega a gustar... si la leo, te lo contaré.
    Feliz año

    ResponderEliminar
  6. A pesar de tus buenas impresiones, no me llama especialmente la atención y con todo lo pendiente que tengo voy a dejarlo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Creo que sería una lectura con la que me divertiría pero no acabo de animarme.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Yo no me animo con esta, no me gusta leer sobre hospitales, enfermedades y cosas parecidas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Pese a tu buena opinión no termino de decidirme, creo que en este caso voy a dejarla de lado. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Yo disfruté el libro muchísimo, nos muestra una visión del mundo hospitalario que no se centra en los médicos y su labor, si no en el conjunto, en el apoyo, en el compañarismo, en que Hospital, somo todos, me gustó mucho; es cierto que en algunos momentos se me hizo algo largo, pero en general me encantó.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. De Lola Montalvo leí su novela de ficción histórica Sanatio, y me gustó tanto la trama como su estilo narrativo. No dudé en hacerme con un ejemplar de su nueva novela y, por lo que nos cuentas de ella, veo que merece la pena su lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola! Como enfermera que soy tengo muchas ganas de leer el libro, seguro que me gusta! Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Me parece una lectura interesante, aunque de momento no sé si me animaría con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Algunos de los peros que comentas me tiran un poco para atrás. Si se me presenta la leo pero de momento no la priorizo.

    (yo tampoco creo que pudiese dedicarme a esta profesión, por cierto...)

    ¡Feliz año y besote!

    ResponderEliminar
  15. De momento la voy a dejar pasar, pero quizás más adelante me haga con un ejemplar para leerla (a pesar de esos peros). Besos

    ResponderEliminar
  16. Me atrae su historia, pero a medida que te leía no he podido evitar pensar en la madre de mi chico...ella es enfermera, una gran profesional y una bellísima persona...así que me llevo esta recomendación para ella ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. De momento la dejo pasar, los altibajos en la historia me frenan, además que es un tema que vivo a diario y seguro encontraría demasiados fallos para mi gusto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Aunque te ha gustado y seguramente coincidiríamos no me tienta para animarme
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Tal vez el desequilibrio entre las dos protagonistas le resta, a mi entender, interés. De cualquier modo, lo tendré en cuenta por si se me cruza en el camino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Esta no me llama lo suficiente, así que la dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  21. La leeré si cae en mis manos. Un beso

    ResponderEliminar
  22. La tengo pendiente de lectura y la verdad es que me apetece un montón. A ver si me pongo a ello. Besos

    ResponderEliminar
  23. Yo se a quien le puede interesar este libro, a mis amigas enfermeras. Besos

    ResponderEliminar
  24. Muchísimas gracias por esta reseña; cada ocasión en que una persona me lee y me da su opinión para mí es una forma de aprender y poder crecer como escritora. Fue mi primera novela y fue una forma de reivindicar mi profesión, porque sí, soy enfermera desde hace casi 29 años. Sé lo que cuento y de lo que hablo.
    Me resulta siempre curioso cómo se ven mis personajes. Marina, aunque es como muy bien dices una muestra de lo que fue la enfermería en esos años es casi un relato largo de una paciente más, un poco distinta y más especial para Marian...
    De verdad muchas gracias por leer y reseñar mi novela, por darla a conocer y por valorarla como lo haces. Solo los lectores dan vida a los libros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario