martes, 8 de marzo de 2016

“Historia de un canalla” - Julia Navarro



Uno de los lanzamientos más esperados de este primer trimestre del año –al menos por mí- era el nuevo libro de Julia Navarro. Una autora de la que había leído tres libros que me habían gustado mucho. No tardé en ponerme con él aunque el resultado, ya os lo adelanto, no ha sido el esperado.

Éstas son mis impresiones



Julia Navarro

Julia Navarro es escritora y periodista.

Después de escribir varios libros de actualidad política publicó su primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa, con la que logró un éxito sin precedentes situándose durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas, tanto nacionales como extranjeras.

La Biblia de barro y La sangre de los inocentes afianzaron su prestigio entre la crítica y el público.

Tras ellas llegaron Dime quién soy y Dispara, yo ya estoy muerto, que abordan de forma magistral la historia del siglo XX y supusieron un punto de inflexión en su trayectoria literaria.

Es una de las autoras españolas con mayor reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras. Ha conseguido llegar a millones de lectores en todo el mundo, y sus libros cuentan con traducciones en más de treinta países.



Datos técnicos

Título: “Historia de un canalla”

Autora: Julia Navarro

Editorial: Plaza y Janés

Publicado por primera vez en febrero de 2016

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

ISBN: 9788401016950


Páginas: 864

PVP: 22,90 Euros en papel / 12,99 euros en digital



Argumento

Soy un canalla y no me arrepiento de serlo.

He mentido, engañado y manipulado a mi antojo sin que me importaran las consecuencias.

He destruido sueños y reputaciones, he traicionado a los que me han sido leales, he provocado dolor a aquellos que quisieron ayudarme.

He jugado con las esperanzas de quienes pensaron que podrían cambiar lo que soy.

Sé lo que hice y siempre supe lo que debí hacer.

Esta es la historia de un canalla. La mía.

Thomas Spencer sabe cómo conseguir todo lo que desea. Una salud delicada es el precio que ha tenido que pagar por su estilo de vida, pero no se lamenta por ello. Sin embargo, desde su último episodio cardíaco, una sensación extraña se ha apoderado de él y en la soledad de su lujoso apartamento de Brooklyn, se suceden las noches en que no puede evitar preguntarse cómo habría sido la vida que conscientemente eligió no vivir.

El recuerdo de los momentos que le llevaron a triunfar como publicista y asesor de imagen, entre Londres y Nueva York en los ochenta y noventa, nos descubre los turbios mecanismos que en ocasiones emplean los centros de poder para conseguir sus fines. Un mundo hostil, gobernado por hombres, en el que las mujeres se resisten a tener un papel secundario.



Impresiones

Thomas Spencer se encuentra al borde de la muerte y va a recordar toda su vida. Su infancia, su juventud y su madurez. Sin paños calientes, nos va a trasladar todas las canalladas que ha hecho desde que era un “tierno” infante hasta el último momento de su vida.

En primera persona, será el propio Thomas el que nos irá abriendo su corazón (si es que lo tiene) y contando, sin excusas ni medias tintas, todas las cosas que hizo mal en la vida. Pero no creáis que lo hace como un acto de contrición porque si algo tiene claro Thomas es que no se arrepiente de nada de lo que hizo.


Una apuesta arriesgada la de Julia Navarro al dar la palabra a un protagonista con el que es imposible empatizar en ningún momento. Porque uno puede ser malo pero al menos arrepentirse o, tras muchas faenas, hacer algo bueno al final que, de alguna manera, te reconcilie con la humanidad. Pero no es el caso de Thomas: es malo porque quiere y, si volviera a empezar, haría las cosas de la misma manera. Aún siendo un protagonista al que no se puede querer, no es éste el problema con el que me he encontrado en esta novela porque, si bien prefiero personajes a los que acabe apreciando, tampoco me importa encontrarme villanos (de hecho, uno de mis personajes favoritos es Augusto Ledesma, de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne de César Pérez Gellida, que es malo malísimo, pero que me cayó en gracia)

La autora opta por la narración en primera persona. Me parece adecuada la elección porque así podemos entrar en la mente de Thomas y saber cómo y por qué hace las cosas. No obstante, en algunos momentos me hubiera gustado una versión diferente de algunas escenas; hubiera estado bien, por ejemplo, que la autora hubiera dado voz (aunque fuera en unas pocas líneas o páginas, en una especie de cuñas) a la madre de Thomas y a Esther. Me he quedado con ganas de saber qué pensaban y sentían ellas porque, al contarlo todo Thomas, sólo nos podemos imaginar sus sensaciones. Y, en ese sentido, la novela queda un poco coja.

Thomas es, sin duda, el protagonista absoluto de la novela. Lo conoceremos como un niño, celoso de su hermano menor, clasista y racista, desprecia a su madre por venir de una familia de emigrantes mejicanos y tener la piel morena mientras que admira a su padre y a sus abuelos paternos que representan a la perfección el ideal americano: ricos, rubios, guapos. Desgraciadamente, él se parece a la familia materna y es algo que lleva fatal. No he podido soportar la relación del Thomas niño con su madre; es duro ver la maldad en alguien de tan tierna edad.

Junto a él encontraremos un elenco de personajes bastante corto para lo larga que es la novela: la familia de Thomas (abuelos maternos y paternos, padres y Jaime su hermano), Esther, las personas que van a trabajar con él y alguna otra mujer que pasa por su vida como Olivia. La verdad es que todos los personajes están muy bien desarrollados y llegamos a conocerlos a la perfección. Aunque el caso de Esther no lo he llegado a entender: se nos hace pasar por una buena persona, amable, de una moralidad intachable, etc, etc… y no me cuadra lo que luego hace. No creo que una persona como ella pueda unir su vida a una persona como Thomas: ni por pena, ni por amor, ni por conveniencia… Realmente, no he podido entender por qué Esther está siempre al lado de Thomas.

Thomas se dedica profesionalmente al mundo de la publicidad, especialmente enfocado a la política. La autora, que por su profesión supongo que sabrá mucho de estos temas, aprovecha para mostrarnos los tejemanejes que se realizan para, por ejemplo, aupar a una persona al poder (o para bajarla del mismo si es lo que conviene). Esta parte reconozco que tiene su interés aunque se me hizo muy larga; demasiado. Doscientas páginas para ver cómo Roy se convierte en alcalde me parece excesivo. Es cierto que la política no me interesa en absoluto y que, por ello, no me gusta leer sobre ella pero también es verdad que en parte me ha parecido interesante. El problema es que se alargan tanto algunas escenas que acaba perdiendo todo el interés.

La verdad es que Thomas es malo pero al final me parecía que tampoco era para tanto. Profesionalmente, hay tiburones como él y peores. Lo más interesante es lo que hacía en su vida personal pero en algunas ocasiones me parecía más cuestión de celos y envidia que de otra cosa. Parecía un niño casquetoso que no sabía manejar su mala leche. Y también una cierta pose: ya había decidido ser malo y parece como que no podía hacer algo bueno en su vida.

Cuando cuenta alguna de sus maldades, tras acabar la escena, la vuelve a contar pero al revés: lo que podría haber hecho si fuera buena persona. Estas escenas aparecen en cursiva y me han parecido absolutamente prescindibles. Una vez o dos están bien, hubiera sido curioso, pero una vez tras otra…, ¡demasiado! Si al menos fuera para decir que se arrepiente tendría un pase pero para concluir que no, que no se arrepiente de nada, pues la verdad es que no le encuentro más razón de ser que alargar excesivamente el texto. No aportan nada porque todo el mundo tiene claro qué se hubiera podido hacer (no hacer nada o hacer las cosas bien), no hace falta volver a contarlo todo de nuevo.

Otro gran problema de la novela –en mi opinión- es que las escenas se alargan innecesariamente. Se cuenta en cien páginas lo que podría haberse contado en veinte. Y así llegamos a encontrarnos con una novela de 860 páginas cuando el meollo del asunto se hubiera perfectamente contado en 300 o 400. Desgraciadamente, hay mucha paja. En todo menos en el final: el final es ambiguo, un poco abierto. Y qué queréis que os diga: no me ha hecho ninguna gracia: tras casi 900 páginas que resuelva todo en cuatro líneas y me deje con la duda de lo que pasó realmente…¡hombre, eso no se hace!

No todo es malo. A pesar de que hay paja y que la novela se alarga innecesariamente, lo cierto es que la narración es muy fluida y las páginas pasan rápidamente. No me ha interesado la historia y sin embargo la he leído casi sin enterarme (menos mal). Bueno, rectifico: no me ha interesado la historia profesional; la parte personal está muchísimo mejor. La relación de Thomas con su familia y con las diferentes mujeres que pasan por su vida es tremenda, muy interesante y en algunos casos emocionante. El problema es que se diluye con tantas escenas de trabajo. En mi opinión, debería o bien haberse dejado como está la parte personal - o incluso haberla potenciado-  y haber resumido la parte laboral, la novela hubiera ganado mucho



Conclusión final

Me da pena que esta novela no haya sido lo que esperaba. Ya sabía que en ella Julia cambiaba de tema y tenía un poco de miedo. Ya os lo contaré también cuando reseñe en unos días la novela de Víctor del Árbol: a mí no me suele gustar que los autores cambien de registro si en el que hasta entonces se habían movido a mí me ha convencido. En este caso Julia se arriesga con una novela de actualidad que a mí no me ha conseguido convencer; al menos tal y como está (si tuviera la mitad de cosas, todo más condensado, más intenso, probablemente mi valoración sería distinta)

Podéis comprarla en Popular libros


44 comentarios:

  1. Doy gracias que esta vez no me entró el "ansia viva" por participar en vuestra simultanea, este no lo leeré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, extensión innecesaria y situaciones repetidas y que se podían contar en la mitad de páginas. Me ha encantado eso del niño casquetoso que no puede manejar su mala leche, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que pensamos lo mismo, además de coincidir en el día de publicar la reseña jajaja. Un besote

    ResponderEliminar
  4. Aunque sé que acabaré leyendo esta novela, la verdad es que me frenó desde el principio. Sólo he leído de la autora una obra, tengo otras pendientes por casa, pero no me terminó de convencer su escritura.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Descartada la tengo después de leer tantas opiniones en la misma linea.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no me atrae esta autora.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  7. Veo que las reseñas y comentarios que leo sobre esta nueva novela de Julia Navarro van en la misma dirección. En fin, una que va a la lista de los no pendientes. Besos.

    ResponderEliminar
  8. A mí la autora me gusta pero este libro no me llamaba nada y con las reseñas que estoy leyendo que en general coinciden ya lo tengo descartado
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me dio pereza unirme a esta lectura por la extensión y todo lo que yo tenía pendiente,además el último de la autora no me gustó tanto como los anteriores así que preferí ver vuestros opiniones... Y todas van en la misma linea, no creo que tuviera paciencia para este libro y lo descarto del todo.
    Gracias y un beso

    ResponderEliminar
  10. Como he dicho en otros blogs. Tengo una idea de lo que os está pareciendo a todos pero no estoy leyendo las reseñas en profundidad porque lo leeré muy pronto. A ver qué me parece a mi. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Como nunca me ha gustado Julia Navarro, ni siquiera en su faceta más histórica, no creo que me lea esta novela. Gracias por tan magnifica reseña.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Tengo muchas ganas de hincarle el diente, pero lo haré sin grandes expectativas para que no se me caiga del pedestal.
    Muy buena reseña, parece que has tratado todos los puntos de la novela =)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Desde que vi este libro me llamó mucho la atención que la autora había cambiado de género y eso me gustaba porque los anteriores libros a la autora no los pude leer porque se me hacían muy extremadamente pesados. Desgraciadamente estoy viendo reseñas bastante flojas sobre este así es que lo dejo pasar totalmente. Saludos :D

    ResponderEliminar
  14. Hola! Que pena que no te haya convencido, la verdad es que el libro no pinta nada mal.

    Gracias por la reseña. Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. He leído otros libros de la autora y los disfruté. Cuando vi esta el cambio de registro y el tamaño hacía que me lo plantease, y ahora vistas las reseñas lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  16. Un cambio de registro que a nadie, o a pocos, ha convencido. Pronto me enfrentaré a ella, pero con las expectativas por los suelos. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Ya veo lo poco que os ha gustado. MI libro se perdió y me lo volverán a mandar a ver qué me parece. Lo que no sabía y si que no me mola es lo del final abierto...
    Ya os diré
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Vaya siento que no la hayas disfrutado. A mí no me llama mucho esta novela en concreto, pero Dispara, yo ya estoy muerto me sigue llamando la atención.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Veo que casi todo el mundo coincide en que no es lo que esperaba. Lo que veo por lo que cuentas, es algo que se lleva mucho, llenar hojas sin decir nada. No tenía mucho interés, ahora ya, incluso menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Va a ser de mis próximas lecturas, y voy con algo de miedo... para mi Julia Navarro es una apuesta segura, pero estoy viendo que no termina de gustar demasiado esta novela.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Cada vez se me quitan más las ganas de leerlo jo, besos

    ResponderEliminar
  22. Estamos de acuerdo. Ha sido una "canallada", jajaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. Ya sabes que coincidimos en nuestras impresiones. Con menos páginas quizás habríamos sacado algo mejor de esta novela y de este malo que, como bien dice, más parecía una pose al final. Y sí, totalmente de acuerdo también con que no hace falta que te caiga simpático el protagonista para que te guste una novela, el problema de ésta es otro y no has podido poner mejor ejemplo que mi adorado Augusto ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Quería leer algo de esta autora por la cantidad de críticas buenas que cosecha pero ya son varias las reseñas que leo que comentan lo mismo que tú. Así que este lo dejaré pasar y me centraré en los otros títulos que ha publicado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Lamento que no fuera lo que esperabas, odio cuando eso ocurre. A mí me gusta la autora sin llegar a un punto en que la tenga entre mis favoritas o espere sus nuevos libros con unas expectativas muy altas, de modo que me gustaría leer este, claro, pero supongo que voy un poco en plan relajado, sin esperar mucho y veremos qué tal me va con él entonces. Ojalá que tu próxima lectura te resulte mejor :)

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  26. No me gustan los libros en los que no empatizo con el protagonista. Me sacan de quicio.

    ResponderEliminar
  27. He leído 2 libros de la autora y no sé cual me gustó menos, por lo que por el momento dudo que me anime con otro.. y menos con este, porque ya es la tercera reseña negativa que leo
    un beesito

    ResponderEliminar
  28. Y con esta novela no me animo, es que no me llamó en ningún momento. Besinos.

    ResponderEliminar
  29. Yo es que sólo he leído una novela de esta autora, La biblia de barro, y no me convenció. Así que no me he animado a leer nada más suyo. Y este libro tampoco me tentaba. Y veo por las reseñas que he hecho bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  30. Pues lo tengo pendiente,a ver que me parece a mi!
    Besos!

    ResponderEliminar
  31. Con lo que me gusta la autora y la mayoría de opiniones son bastante reguleras... a ver qué pasa con él.

    ResponderEliminar
  32. Menos mal que pensaba leerla, pero se me acumuló con otras lecturas y no me hice con el libro, y no me arrepiento.
    Todo lo que leo es que el cambio de registro no le ha sentado muy bien.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  33. He leído varias opiniones que casan con la tuya y me queda claro que, si algún día leo algo de Navarro, no será esta mi primera opción.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  34. Es dese de las notas más bajas que te he visto darle a una novela. Se ve claro que no te ha gustado

    ResponderEliminar
  35. Gracias por la reseña, la verdad al leer la reseña no me atrae mucho. Un saludo!!! :)

    ResponderEliminar
  36. Yo de esta autora sólo leí Dime quién soy y bueno, me gustó, pero le pondría algún pero que otro que ahora no merece la pena hablar. Este libro no me llama nada y menos al leer tu reseña. Además estoy viendo que no está convenciendo mucho que digamos. Besos!

    ResponderEliminar
  37. lo empece esta semana, y lo poco que he leído me esta gustando.Desde que salio el libro yo tenia ganas de leerlo porque sabia que era algo diferente y a mi me gusta los libros diferentes. Esta bien que esta escritora haya cambiado de resisto porque todos sus libros se estaban empezando a parecer.Lo digo con causa porque me los he leído todos.

    ResponderEliminar
  38. He leido los 6 libroa de Julia Navarro, algunos se me han hecho cortos, pero Historia de un canalla le sobran 300 paginas. Este (en mi oponion) es el peor de los 6. Ultimamente suelo leer unos CIEN LIBROS al año, y (lo siento Jula) le pongo entre los 5 peores.

    ResponderEliminar
  39. Es el primer libro que he leido de esta autora a mi personalmente me esta gustando bastante, creo que hay mucho mas del personaje velado en sus acciones que lo obvio de su maldad , me interesa el tema de como se cuecen las manipulaciones y no se me esta haciendo nada largo. .

    ResponderEliminar
  40. Novela psicológica porque su argumento es el estudio de una personalidad psicopática, inundada por la ira y el resentimiento, representada por Thomas Spencer. Una aberración de ser humano, de naturaleza insensible y malvada, incapaz de albergar buenos sentimientos. Thomas es arrogante, pero sabe de sus limitaciones, de su carencia de afecto, emotividad, amor por sus padres y familia. Lamentablemente no corrige, se encuentra bien, se aprueba a sí mismo, no se cuestiona. Recurre a otros para suplir sus deficiencias, se refugia en otros. Es dependiente de la fuerza de Esther, de su calidad humana. Describir todas las características de la personalidad de Thomas resulta tarea larga. La novela deja en claro que su amargura es muy profunda y que domina todos los actos de su vida. Es un personaje que asquea, que produce repulsión. Si Julia quiso crear rechazo social hacia esta clase de personas, lo logró ampliamente; de la misma forma que consiguió abrir los ojos y advertir a muchos lectores que seres como Thomas existen en nuestro contexto y que hay que cuidarse de ellos.
    Novela sociológica porque nos muestra comportamientos vigentes en el mundo de los negocios, formas de ser y costumbres propias de los países donde transcurre la acción. Hay un estudio social - sin duda -porque la descripción de ambientes, tipos humanos y sus reacciones, sus actividades, constituye un buen perfil para conocer el escenario
    de los intereses financieros, de los manejos que éstos involucran.
    Es una buena novela por su contenido y estilo. Pero pudo tener unas 400 páginas, no más. En algunas de sus secciones provoca cansancio; más que nada cuando Thomas piensa lo que podría haber hecho en lugar de lo que hizo. Se sabe que , a pesar de sus reflexiones , nunca cambiará de actitud y esto francamente produce tremenda rabia. Porque el ser humano - si lo desea - es capaz de superar sus deficiencias, pero resulta que Thomas se encuentra perfecto, se ha endiosado a sí mismo y por ello no busca su redención.
    Historia de un Canalla se puede considerar - en cierto modo - un retrato de la sociedad actual.
    Prefiero a Julia Navarro en su rol de novelista histórica propiamente tal.

    ResponderEliminar
  41. Hola!
    A pesar de que me encanta esta novelista, tengo que decir que Historia de un Canalla no me ha gustado nada. Me ha resultado tediosa y repetitiva hasta el cansancio, llegando a saltarme en muchas ocasiones los episodios en cursiva que no añadían absolutamente nada a la narración aparte de dejar claro que el protagonista era consciente de sus malos actos, por no hablar de que una vez que leemos sobre su primera relación con una fémina el resto repite el patrón una y otra vez, además tampoco me parece acertada la narración en primera persona, ya que a ratos la abandona para situarse en otro lugar, sinceramente me ha decepcionado, me ha resultado una mala mezcla entre American Phsyco, El lobo de Wall Street y Las Raíces del mal, tanto me disgustó que en ocasiones llegué a plantearme si podía ser de la misma novelista que me encandiló con Dime quien soy o La Biblia de barro. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario