martes, 26 de enero de 2016

“El faro del silencio" - Ibon Martín



Hace como medio año que una amiga me prestó este libro diciéndome que le había gustado mucho y que también me gustaría. No había oído hablar de él pero, ya se sabe, basta que te enteres de algo para que luego lo veas por todas partes. Y así fue, vi cositas sobre él en el periódico, un anuncio en una librería diciendo que organizaban rutas por el faro escenario de la novela, etc… Así que decidí leerlo este mes aprovechando el mes genérico de la novela negra

Éstas son mis impresiones


Ibon Martín

Ibon Martín Álvarez (Donostia 1976) es licenciado Periodismo y ha trabajado para varios medios de comunicación. Desde hace unos años invierte su tiempo en viajar y en escribir sobre ello.

Excursionista y periodista especializado en ocio y viajes, como él mismo se define, es autor de una amplia gama de guías sobre destinos vacacionales, y tres novelas: El valle sin nombre (2013), El faro del silencio (2014) y La fabrica de las sombras (2015) .


Datos técnicos

Título:El faro del silencio"
Autor: Ibon Martín 
Editorial: Travel bug
Publicado por primera vez en el año 2014  
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788494091261
Páginas: 431
PVP: 18,50 Euros en papel


Argumento

Una tarde de otoño, la noche llama a las puertas de un remoto faro de la costa vasca, el cuerpo de una mujer aparece a los pies de la torre de luz. El asesino se ha llevado la grasa de su abdomen. Leire, la escritora bilbaína que ha encontrado el cadáver, se convierte en la prinbcipal sospechosa. Desesperada, se verá obliga da a iniciar una inquietante investigación que sacará a la luz intrigas familiares y conspiraciones económicas. Sus pasos, que avanzan con más decisión que las pesquisas oficiales, no tardarán en desvelarle que está ante un imitador del Sacamantecas, al brutal asesino en serie que aterrorizó Vitoria en el siglo XIX. Pasaia, una población dividida por la pretendida construcción de una nueva dársena, es el escenario de estas páginas. Tras su apariencia de apacible pueblo pesquero, se oculta un puerto industrial en decadencia, en el que algunos habitantes guardan una oscura verdad. Con personajes caracterizados con esmero y una fascinante ambientación, Ibon Martín mantiene al lector en vilo hasta la última página de una escalofriante historia que deja al descubierto las debilidades del alma humana.


Impresiones

Leire, escritora bilbaína autora de una exitosa serie de novelas románticas, se encuentra un cadáver horriblemente mutilado a las puertas del faro de la plata, situado en la localidad guipuzcoana de Pasaia. Leire vive en el faro desde que se separó de su marido.

Faro de la Plata
La asesinada es la nueva novia de su ex marido, con la que Leire tuvo una trifulca en el mercado hace unos días. Su abdomen ha sido abierto y la grasa de dentro ha sido extraída. Las sospechas recaen inmediatamente sobre Leire ya que tenía motivos y oportunidad. El comisario de la ertzaintza de Rentería no se lo plantea más aunque, como no hay ninguna prueba que la incrimine, tras interrogarla la deja en libertad

Lo peor es que al poco tiempo aparece otra mujer asesinada en las mismas circunstancias y también Leire tuvo problemas con ella. Todo parece apuntarla y en el pueblo la miran mal. Desesperada y aconsejada por su antiguo profesor de Criminología, decide investigar ella misma ya que la ertzaintza parece no mirar más allá.

Pronto descubre que hace años hubo un asesino en serie llamado “el sacamantecas” que, precisamente, extraía la grasa del abdomen de sus víctimas. Leire y su profesor creen que alguien está imitando al famoso asesino
Desde ya os digo que recomiendo mucho esta novela a pesar de haberle encontrado unos fallos “jurídicos” que al principio hicieron que dudase si seguir o no. Pero decidí seguir y no me arrepiento pues he disfrutado mucho leyéndola. La mayoría no os daréis ni cuenta de ellos y, los que sí, pues bueno: como se suele decir, pensaremos que es una licencia del autor 

Empiezo por los fallos y sigo por todo lo demás. Casi en las primeras páginas me encontré con un forense. Algo normal en el escenario de un crimen. Lo no tan normal es que falten el juez y el secretario puesto que los tres, juez, secretario y forense, conforman la comisión judicial que ha de trasladarse a todo escenario de una muerte violenta. Pero bueno, pensé que, simplemente, no se había recogido esa escena. Pero luego me di cuenta de que es que para el autor, el forense formaba parte del equipo judicial. Y no es así, ni en la ertzaintza ni en ningún otro cuerpo policial de este país el forense es un miembro del equipo. Es más, no pertenece al Ministerio del Interior (o Departamento del Gobierno autonómico de que se trate) como los policías, sino al Ministerio de Justicia. El forense es un funcionario del Estado que tiene su despacho, no en Comisaría, sino en el Juzgado correspondiente. Por lo que a la novela se refiere, nuestro forense tendría su despacho en los Juzgados de Atocha (más otro despacho que compartiría con el resto de forenses en cada uno de los juzgados de la provincia). Y no recibe órdenes de la policía sino del Juez Instructor. Vamos, que eso de que se reúna en comisaría con el equipo investigador, pues como que no. No digo que no pueda acudir allí (eso realmente lo desconozco) pero, desde luego, no trabaja en equipo con ellos; sí que colabora en la resolución de los casos, por supuesto, pero más veo al inspector de turno acudiendo a los juzgados de Atocha a hablar con el forense en su despacho que no al revés. Además, el forense se ocupa del cadáver, no de recabar pruebas físicas tipo huellas en el suelo, etc… (eso es competencia de la policía científica)

O
La bocana
tro fallo con el que me encontré ya casi al final es un atentado flagrante contra la inviolabilidad del domicilio. Además, justo se dice que no hace falta orden de registro para entrar en el faro porque éste es propiedad del Ayuntamiento de Pasaia y no de Leire. Y no es así, Leire vive allí de continúo, es su residencia, su domicilio a efectos legales y, para que la policía entre allí, necesita una orden de entrada y registro. Vamos, que si la policía hace algo así, se le caería el pelo
Estos son los fallos que me he encontrado. Al principio me enturbiaron un poco la lectura pero bueno, me dije que no iba a darles muchas más vueltas porque lo cierto es que la historia prometía y, afortunadamente, seguí leyendo. Pero sí que quiero darle un consejo al autor (o a cualquier otro que quiera escribir sobre temas que no domine): preguntar a quién sí sabe del tema o, mejor aún, darle a leer el manuscrito antes de publicarlo. Desde aquí y dado que el autor es de mi ciudad, me ofrezco a hacerlo a cambio de un café ;)

Si no sabéis de Derecho, no tengáis en cuenta lo que he dicho en los últimos párrafos porque, lógicamente, no veréis nada raro

Y voy con el resto, que me ha encantado

Pasajes de San Juan
El faro del silencio” es una novela negra al estilo nórdico pero con un gran aliciente: es muy de aquí. Tan de aquí que no podría haber tenido lugar en ningún otro lugar del mundo

La historia transcurre en Pasaia. Pasaia, para quienes no lo conozcáis, es un municipio guipuzcoano situado muy cerca de la capital. Está formado por tres poblaciones: Pasajes Ancho, Pasajes de San Pedro y Pasajes de San Juan. La novela transcurre en los dos últimos pueblos: San Pedro y San Juan, dos pueblos marineros enfrentados por una bocana, una especie de ría que entra hasta el puerto. En la punta, está el faro de la plata para avisar a los barcos del peligro que hay en las escarpadas costas que rodean estos dos pueblos.  Los dos pueblos están enfrentados físicamente: uno a un lado de la bocana, otro justo enfrente. Si no los conocéis, os aconsejo una visita sobre todo de San Juan (a mí San Pedro, la verdad, me parece bastante feo). Pero ir paseando hasta San Pedro y cruzar a San Juan por el mar, es una delicia. San Juan sólo tiene una calle, pegadita al mar y sus casas son chiquititas y muy marineras, es una preciosidad. Y aunque se puede ir allí en coche, dando la vuelta, la entrada en coche es bastante fea mientras que si la primera imagen que os lleváis del pueblo es desde el mar, es mil veces mejor. Hay una barquita que, como si de autobús municipal se tratara, cruza la bocana continuamente trasportando pasajeros. Sólo tarda tres o cuatro minutos en pasar de un lado al otro, pero resulta muy agradable. Así que ya sabéis, apuntad este lugar para futuras visitas.

El autor describe muy bien los escenarios. Obviamente, quien ya los conozca, los va a ver perfectamente reflejados pero estoy segura de que quienes no los conozcáis, os vais a hacer también una idea bastante cabal de cómo son.
Como está siendo bastante habitual en estas novelas, hay dos tramas entrelazadas. La principal es la que transcurre en la actualidad, la de los asesinatos; es la que ocupa mayor cantidad de páginas. Pero hay otra subtrama que nos lleva a los años 80, a la misma zona. Entonces las cosas eran muy diferentes en Pasaia. San Pedro y San Juan siempre han sido pueblos muy marineros, con muchos inmigrantes (en San Pedro casi puedes oír más gente hablando gallego que euskera). La vida en el mar es muy dura y  no es que de muchos beneficios económicos. Si a eso le añadimos una época de crisis económica (en esa época, por ejemplo, se cerraron algunos astilleros de la zona), ya tenemos el caldo de cultivo ideal para un problema muy común en aquellos años: la droga. La droga azotó mucho Pasaia y el vecino municipio donostiarra de Bidebieta – La Paz. De hecho, en la Paz por ejemplo yo creo que apenas entré de pequeña porque era normal ver yonkis en las esquinas y, comprenderéis, no era un lugar muy recomendable. Toda esa situación la refleja perfectamente Ibon Martín en manos del Triki, un drogadicto que se dedica a pequeños trapicheos de contrabando para conseguir dinero para inyectarse.
La verdad es que al principio no podía imaginarme qué podía tener que ver esa subtrama con la trama principal aunque ya sabía que en algún momento confluirían y todo quedaría explicado, como así fue.

M
Barca que hace el trayecto entre las dos Pasaias
e ha gustado mucho que el autor haya recuperado un asesino en serie que aterrorizó Vitoria en el siglo XIX, el conocido como “sacamantecas”. Lo desconocía completamente y me ha “gustado” conocerlo; que no nos creamos que los asesinos en serie son patrimonio exclusivo de los Estados Unidos, aquí también tenemos lo nuestro
La novela está distribuida en 50 capítulos no muy largos. Cada uno viene precedido por una fecha, así ya sabemos desde el principio si nos encontramos en la actualidad y en la trama principal o en el pasado en la trama secundaria. La trama principal tiene más misterio que la otra pero la del pasado sirve para reflejar una época y una sociedad que existió, desgraciadamente, y que dio al traste con una buena parte de la juventud de algunas zonas.

La protagonista de la novela es, sin duda, Leire, una escritora de novela romántica en crisis (como escritora y como persona, tras la ruptura con su marido, un mujeriego de tomo y lomo). Se ha trasladado a vivir al faro de la plata y está más o menos integrada en la sociedad pasaitarra (a pesar de ser bilbaína jejeje) hasta que ocurre el primer asesinato y una mujer del puerto le acusa a ella de ser la asesina. Por suerte, Leire va a aparecer en más entregas pues se acaba de publicar un nuevo volumen de lo que promete ser una atractiva saga policíaca. El autor sabe dotarle de humanidad y personalidad pues toca muchos aspectos personales de Leire que la hacen parecer una persona posible (tendré que acercarme al faro de la plata a ver si hay alguna escritora viviendo allí jajaja). Junto a ella, tenemos algún secundario de lujo como su antiguo profesor de la Universidad o la inspectora Ane Cestero (que creo también recuperará el autor en posteriores novelas), una ertzaintza recién ingresada en el cuerpo que, a pesar de que el comisario no la tiene en cuenta, demuestra mucha más inteligencia e intuición que él. Y el comisario, claro, ay qué comisario tan inútil (espero que no haya muchos como él por aquí, tan cerriles y obtusos) Y el Triki, por supuesto.

La novela tiene ritmo. Empieza fuerte y el ritmo se mantiene constante hasta que, como es normal, se acelera hacia el final. Las partes protagonizadas por el Triki tienen menos ritmo porque carecen de intriga (salvo la de saber cómo encaja ese personaje en los hechos de la actualidad) pero son muy interesantes como reflejo de una sociedad y de una época que para muchos fue para olvidar. La verdad es que durante casi toda la novela estuve en ascúas no pudiendo ni imaginarme quién sería el asesino y sospechando de todo el mundo. Hasta que ya casi está a punto de saberse y entonces tuve como un flash y acerté (eso también me gusta mucho, que el autor te permita participar en la investigación y darte cuenta por tus propios medios de quién puede ser el culpable)



Conclusión final


Sin duda, me ha gustado mucho esta novela de Ibon Martín y espero leer la siguiente. Un misterio bien trabado e hilvanado, unos escenarios perfectamente descritos, unos personajes interesantes, un ritmo e interés que no decaen. Sin duda, una buena novela negra que os aconsejo leer.




Podéis comprarlo en el siguiente enlace:

39 comentarios:

  1. Indudablemente va para la lista de siguientes por leer. Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi lista de pendientes va. Un besote

    ResponderEliminar
  3. Me ja convenido con la referencia a la novela negra nórdica. No soy yo demasiado fan de la novela negra l policiaca -quizás porque nunca adivino quién es el asesino, sin importar lo obvias que sean las pistas- pero si se es cierto que me llaman más, por ejemplo, las escandinavas que las de Agatha Cristie.
    Y si hay faros,...

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que a mí también me gustó mucho, aunque yo no caí en esos fallos jurídicos, y que además de la trama disfruté mucho de la ambientación y de los escenarios del pueblo de la amatxo!
    El siguiente lo quiero leer pronto

    ResponderEliminar
  5. Tiene muy buena pinta la historia. La tengo anotada desde que la reseñó Irunesa aunque creo que por la cercanía y el entorno vosotras la disfrutáis más.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola. es un libro muy interesante que me apunto para futuras lecturas. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  7. Apuntada esta. En Barcelona también existió en el XIX una asesina de niños muy famosa, que los utlizaba para hacer ungüentos. Enriqueta Martí. Y hay una novela sobre ella. 'La mala mujer' de Marc Pastor.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Yo no creo que me diera cuenta de esos fallos, de todas formas, debe dar mucha rabia si entiendes del tema. Por lo demás, creo que me gustaría la novela :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Parece que la novela merece la pena leerla, aunque creo que un autor que se decide a escribir sobre una temática de esta índole, debería de estar bien informado para no cometer estos fallos, que deslucen la calidad de la novela. No es necesario saber algo de Derecho para ello, creo que un lector de novelas del género se dará cuenta de estos errores, en mi modesta opinión. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Este no me lo apunto, no me atrae demasiado y tengo mucho pendiente. Besos

    ResponderEliminar
  11. No me importaría leerlo si se cruzara en mi camino, pero sin prisas eh? ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, me ha gustado tu reseña, lo tendré pendiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues nada, que encantado me apunto a lo del café. Te envío un email y nos conocemos la semana que viene, ¿ok? A ver si creías que una invitación así iba a quedar sin respuesta.
    Ah, y muchas gracias por tus palabras sobre mi novela.

    ResponderEliminar
  14. Ya he leído alguna reseña del libro y me llama la atención así q me la apunto aunque tenga algún fallo. Besinos.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, tiene luces y sombras pero parece que el resultado final ha sido satisfactorio. A mí lo que comentas, no me afectaría. En esos temas ando pez y me pueden vender gato por liebre pero sí que es verdad que hay que documentarse un poco. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola! No conocía el libro pero no termina de convencerme su argumento así que lo dejaré pasar. Me alegra que lo hayas disfrutado!

    Muy buena reseña como siempre.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Pues tiene muy buena pinta, no lo conocía pero no me importaría leerlo. Yo de los fallos ni me habría enterado
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Uy, me encantó Pasaia este verano cuando estuve por tu zona :) Me encantaría volver en formato de novela :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  19. No lo conocía, pero me gusta... me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. NO tiene mala pinta pero no creo que llegue a leerla. Ya sabes que este género se me tiene que poner muy a tiro.

    ResponderEliminar
  21. Pues pese a los fallos que describes -y que no me hubiera enterado si no los llegas a decir- me gusta mucho la sinopsis y que sea tan de aquí, así que le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  22. Hola. Yo no me hubiese dado cuenta de ese fallo, no soy entendida de la materia, pero aún así me llama mucho la atención el libro, tu reseña en una invitación directa para leerlo, imposible decir un NO. Gracias.

    ResponderEliminar
  23. Ya había oído hablar del sacamantecas, pero no sabía que se movía por Vitoria. Según leo en la reseña, me gusta el ambiente que ha creado el autor, los faros y las costas suelen lugares de misterio, solitarios, propicios para novelas de misterio. Independientemente de los fallos de Derecho, que por otra parte supongo que los habrá cometido para adaptarlos a la trama, me parece que por lo que comentas debe enganchar bastante y estar bien construido para eso.

    ResponderEliminar
  24. Lo había visto por las redes y me había llamado mucho la atención. Los faros son sitios que se prestan a novelas de este tipo. Y con tu reseña me animo aún más !!
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Francamente, no la he conocido hasta hoy pero me ha llamado la atención lo suficiente como para tenerla en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
  26. Que raro que no te haya comentado la entrada!! Es mi prototipo de novela!!!Me encanta!!

    ResponderEliminar
  27. Tiene buena pinta, me encanta como encuentras los fallos ademas estoy estudiando oposiciones de Justicia y todo eso también me lo conozco muy bien.

    Gracias por compartir tus lecturas.

    ResponderEliminar
  28. Lástima de esos fallos legales, estoy contigo a veces esos fallos nos dan coraje porque nos esta gustando tanto la novela que lo vemos como borrones en blanco.

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola guapa! Estupenda la reseña, ya solo ver la temática y me llama.
    Me gusta mucho que suceda en Pasaia, es que no sé, no es muy habitual ver libros ambientados por nuestra zona. Uff a mí me metían miedo de pequeña con el sacamantecas xD. Te aseguro que no lo había pensado hasta que lo he leído.
    Sobre lo del fallo, yo no me hubiera dado cuenta, no es mi tema, ya saves :D. Para mí es cuando hablan algo en inglés en una novela y ponen un "the" donde no es -.-, jaja.
    ¡Muchos besos, guapa!

    ResponderEliminar
  30. No lo conocía, pero me gusta lo que cuentas, por lo que lo apunto y probaré suerte en tu sorteo. Besos

    ResponderEliminar
  31. La verdad es que me encantan los faros y las novelas de misterio así que éste no podía faltar. Hace tiempo que le tenía echado el ojo. A ver si me toca en el sorteo :)

    ResponderEliminar
  32. Hola guapa! Me atrae un montón la sinopsis, este tipo de asesinos en serie macabros y raros en su modus operandis, me fascinan! Gracias por ofrecernos la reseña y sortear esta joyita y darnos la oportunidad de disfrutarla!

    ResponderEliminar
  33. Hola, no había oido hablar de la novela (y eso que vivo cerca de donde sucede todo -_-, tiene delito) hasta que he visto el sorteo, y me llama la atención. Ahora al leer tu reseña mucho más, mi madre es la que suele leer thrillers y novela negra, yo de vez en cuando, pero creo que me va a gustar, siempre que me mantenga con la intriga :)

    Gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  34. Hola! no conocía esta novela, pero pinta muy bien, como tu bien dices que tiene fallos por falta de "documentación" yo creo que no nos daríamos cuenta a menos que el lector tenga conocimientos de derecho, pero para una persona entendida, fastidia bastante.
    Eso es como cuando lees un libro y luego ves la película,te sienta mal que pongan algo que en el libro es totalmente diferente a lo que se refleja en la película...
    Me lo apunto, muchas gracias por la reseña, Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Me he líado un poco con el tema forense jejeje, parece que está bien, pero no estoy segura de que pueda gustarme, así que finalmente no me apunto al sorteo que estás realizando. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  36. . Pero sí que quiero darle un consejo al autor (o a cualquier otro que quiera escribir sobre temas que no domine): preguntar a quién sí sabe del tema o, mejor aún, darle a leer el manuscrito antes de publicarlo. Desde aquí y dado que el autor es de mi ciudad, me ofrezco a hacerlo a cambio de un café ;)
    Aplícatelo, porque Pasaia no está formada por tres poblaciones, sino cuatro, incluyendo Trintxerpe, que tiene la misma categoría de distrito (que es su denominación real oficial) que San Pedro, San Juan y Antxo.
    Por lo demás, de acuerdo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario