miércoles, 28 de octubre de 2015

"La casa de los ratones" de karina Schaapman



Hoy os voy a hablar de un álbum ilustrado que, si digo que me encanta, me quedo corta. Este libro es una joya, una auténtica maravilla. A ver si os puedo explicar el porqué.


Sinopsis

¡Adéntrate en el mundo en miniatura de la Casa de los Ratones, una casa que no se parece a ninguna otra! Sam es el mejor amigo de Julia. Julia es la mejor amiga de Sam. Sam es SUPERtímido. Julia es SUPERcuriosa. Juntos viven un montón de aventuras en la Casa de los Ratones, ¡y se meten en algunos líos!

Acompáñalos a descubrir un escondite secreto, a dar la bienvenida a un ratón encantador al que llaman «el trapero» y a hacer deliciosas tortitas. Visitarán la mejor pastelería del mundo y una tienda donde venden de todo, y encontrarán una cajita de madera llena de tesoros. Y —¡oh, no!— tendrán que enfrentarse a una terrible y espeluznante rata. Los días pasan volando en esta casa tan singular. La Casa de los Ratones es un lugar mágico y lleno de sorpresas. ¿Te atreves a entrar?

La artista Karina Schaapman dedicó años a construir y decorar la Casa de los Ratones, escenario de este álbum infantil tan especial. La preciosa casita está fabricada con cajas y cartón piedra, con telas antiguas y toda clase de materiales reciclados (cerillas, botones, tapones de botella...). Tiene más de cien habitaciones, pasillos y espacios exteriores para explorar. Los ratoncitos que la habitan también han sido diseñados y creados por Karina. Los cuentos de Sam y Julia fueron surgiendo como por arte de magia mientras construía la casa.




Ficha técnica

Ficha técnica en Boolino

Título: "La casa de los ratones"

Autora: Karina Schaapman

Editorial: Blackie Little Books

Edición: tapa dura, gran tamaño

ISBN: 9788416290345

Año de edición: septiembre de 2015

Páginas: 64
Precio: 16 euros

Edad objetivo: 6-8 años




Impresiones

Julia y Sam son dos preciosos ratoncitos que viven, junto a los muchos miembros de su familia, en una gran gran gran casa de ratones. Sam es tímido y reflexivo, a Julia no se le pone nada por delante; pero se complementan y son amigos íntimos. Todos los días quedan para vivir mil aventuras; y lo mejor, si necesidad de tener que salir de su casa porque en ella hay tantas habitaciones, tantos recovecos y tantas cosas por descubrir que jamás se aburren. Julia es huérfana y vive con su abuela mientras que Sam tiene una gran familia (que vive en esa misma casa), a la que no dudan en visitar. Así, conoceremos a su madre, a sus tíos, a su multitud de primos...





El libro recoge una serie de historietas protagonizadas por Julia y Sam. Son historias sencillas, cosas que les ocurren en el día a día como, por ejemplo, ayudar a la madre de Sam a hacer la colada y echar demasiado detergente en el cajetín de la lavadora, ayudar a una tía de Sam a cuidar a sus trillizos recién nacidos, estar enfermos, ir a la compra... Cada historia ocupa poco, una o dos páginas por lo que cada una de ellas se lee enseguida.

Obviamente, los ratoncitos están totalmente "humanizados" y hacen las cosas que podría hacer cualquier niño. Son cosas cotidianas, con las que los más pequeños de la casa van a poderse sentir identificados

Las historietas no tienen especial complejidad en cuanto a su comprensión y tampoco para su lectura aunque, es evidente, el niño tiene que saber leer por lo que la edad objetiva es a partir de los seis años, en la que la mayoría de los libros ya suelen saber leer con mayor o menor soltura. Para los más pequeños, como mi hija, siempre cabe la ayuda de un adulto . Yo he optado por leerle una pequeña historia (un capítulo) en cada ocasión pues la lectura toda seguida se le hacía un poco cuesta arriba. Pero así, poquito a poquito, la verdad es que la ha disfrutado mucho. Y, aunque la historia en sí, la leía en un par de minutos, casi que nos hemos pasado media hora con cada una pues las ilustraciones dan muchísimo juego




¡Ay las ilustraciones! Son una auténtica maravilla
. No son dibujos al uso sino una especie de fotografías de una casa de los ratones absolutamente real. La autora fue construyendo la casa que aparece en las fotografías paso a paso, de manera totalmente artesanal y reciclando materiales que tenía por casa. Empezó con unas cajas de zapatos que fue pegando para construir las diferentes estancias de la casa. Utilizó chapas y tapones para hacer lámparas, hizo vajillas usando el arte de la papiroflexia, el suelo de madera está hecho con palitos de helado... ¡Una pasada! El resultado es una auténtica obra de arte y, como tal, se expone en la Biblioteca Central de Amsterdam (no os imagináis cómo me gustaría verla).

Te puedes pasar horas mirando las ilustraciones y sacando sus mil y un detalles. Porque no les falta ni uno. Vajillas, muebles, cunitas... incluso los propios personajes hechos a mano con lana y tela cada uno con sus ropitas y sus complementos... ¿he dicho ya que es maravilloso?

Este libro ha sido un auténtico éxito editorial en todos y cada uno de los países en los que se ha publicado (y son muchos, hasta se ha publicado en Japón, China o Australia). En Holanda, de donde es la autora, se puede encontrar un ejemplar en cada centro escolar y ya se considera un clásico moderno de la literatura infantil. Hemos tenido, por fin, la suerte de que Blackie Books en su sección Infantil -Blackie Little Books- lo haya publicado en España y, de verdad de la buena, no os lo podéis perder.




Por las fotografías que os dejo, ya os podéis imaginar cómo tiene que ser la casa en la realidad. A mí se me van los ojos detrás de esas tacitas, las cunitas, macetas..., incluso hay una jaula de barrotes dorados con un pajarito dentro! Y no veáis el juego que da cada ilustración. Más que leerlo, mi hija y yo nos hemos pasado las horas muertas comentando lo que hay en cada estancia de la habitación y montándonos nuestras propias historias.

En definitiva, por si no he insistido demasiado: tenéis que haceros con este libro. Es una joya, una maravilla. Y, sí, es para niños. Al menos en principio porque no sé yo si lo está disfrutando más mi hija o yo. Sólo de pensar en la pobre Karina Schaapman, dejándose la vista, con una paciencia infinita, haciendo todos esos detalles...

Están cerca las Navidades y este puede ser un regalo espectacular


Podéis comprarlo en Boolino





26 comentarios:

  1. Que chulo! Según las fotos, se parece al cómic de Rue 13 del Percebe.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me parece una preciosidad! Lo miraré para mi peke (y para mí, jeje). Muchas gracias, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Precioso. Ideal para regalar estas Navidades. Tomo nota.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, uo que idea tan original y cuidada.... es precioso, muchas gracias ^^

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los álbumes ilustrados y este tiene pinta de ser maravilloso.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  6. Realmente se ve una monada :)
    los dibujos son geniales
    un beesito

    ResponderEliminar
  7. Como dices, las ilustraciones se ven maravillosas :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué pasada! y menudo trabajazo el de la autora, ¿eh?
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. lo vi el otro en una liberia y me parecio una pasada, tienes razon es un regalo ideal para las fiestas navideñas

    ResponderEliminar
  10. Desde que estoy leyendo reseñas de libros infantiles tengo un amplio catálogo para regalar!!! Hay que ver con lo despistada que andaba yo en estos temas!!! Es precioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me parece precioso, no lo conocía, tomo nota del título por si me lo encuentro y puedo leerselo a las niñas

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece una monada =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario