viernes, 27 de marzo de 2015

"Rabietas" - Susana Gómez Redondo y Anna Aparicio Català




En mi sección infantil os traigo hoy un libro muy útil. Útil, sí, porque, si tenéis o habéis tenido hijos pequeños, seguro que habéis pasado por la fase rabietas. Una fase horrible, que hay que superar como buenamente se pueda. Quizás este libro os ayude un poco

Se trata de "Rabietas" de la editorial Takatuka, escrito por Susana Gómez Redondo e ilustrado por Anna Aparicio Català


Ficha técnica

Título: "Rabietas"
Autora del texto: Susana Gómez Redondo
Ilustradora: Anna Aparicio Català
Editorial: Takatuka
Páginas 38
ISBN: 978-84-16003-10-5
Ficha del libro en Boolino


Autoras



Susana Gómez Redondo (escritora) nació en 1969 en Soria. Se interesó por las letras a la temprana edad de tres años. Ha publicado tres cuentos, dos de los quales en Takatuka. El primero lo inspiraron los ojos de su sobrino; el segundo, el de Saída, los de una niña de una escuela pequeña y hermosa. Colabora en la prensa regional, y también ha escrito guías, guiones y otros paréntesis.
Anna Aparicio Català (Ilustradora) nació en Barcelona en 1991. Es graduada en Bellas Artes (especialidad de dibujo) por la Universidad de Barcelona y estudia ilustración en la Escola de la Dona de Barcelona. Actualmente cursa un máster en Libros y Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona en colaboración con el Banco del Libro de Venezuela. Rabietas es su primer álbum ilustrado publicado.


Sinopsis



Los peques son muy propicios a los cambios de humor. La alegría y la felicidad más completas pueden trocarse en un ataque de rabia y en una sonora pataleta, cuya causa a veces cuesta identificar entre tanto alboroto. Un malentendido, un deseo no satisfecho, una negativa... pueden provocar que se forme un inmenso nubarrón. Si antes todo era de color de rosa, ahora el ambiente se tensiona y oscurece hasta descargar la tormenta.

Pero la tormenta amaina, y unas palabras pueden ayudar a enjugar las lágrimas y a que la mueca de enfado se transforme en la más enorme de las sonrisas.

Los cambios de color sirven para ilustrar los diferentes estados de ánimo por los que pasa una criatura cuando se enfada o cuando se reconcilia con alguien.

Un cuento sobre deseos, frustraciones y emociones desbocadas; y sobre la importancia de saber comunicarse y escuchar.


Impresiones

Antes de comentaros mis impresiones de este libro, me gustaría deciros que viene avalada por Boolino ya que está en la posición número 1 del ranking de libros para niños de 3 a 6 años. Y con todos los libros que tienen, éso es mucho decir. Ha recibido una valoración de 9,9 Podéis verlo en la ficha del libro de boolino

Los niños pequeños pasan por varias fases. Una de ellas, la más "petarda" de todas es la de las rabietas (casquetas que llamamos por aquí). Las rabietas suelen aparecer en torno a los dos años y han dado lugar a la conocida frase "los terribles dos". Tienen que afianzar su personalidad, aún se consideran el centro del mundo y no toleran que se les lleve la contraria. Y  nuestro angelito, que es el niño más bueno y dulce del mundo, de repente se transforma y se pone a chillar como un loco, a llorar como si no hubiera un mañana, a tirarse por el suelo y, en los casos más graves, a darse de cabezazos con las paredes. Sé de lo que hablo. Con mi hijo apenas pasé por esa fase. Él era un niño muy razonable y todo se podía razonar y negociar con él. Pero con la niña todo ha sido otro cantar. Tiene un carácter muy fuerte y se puede decir que nació llorando. Las casquetas que ha tenido -y aún tiene- son apoteósicas aunque, por suerte, parece que poco a poco van mejorando. 

"Rabietas" nos muestra un niño en plena fase rabietil. El protagonista es un niño dulce y bueno que normalmente se porta muy bien. Como él dice: hay dos formas de ver el mundo: feliz como una perdiz o enfadado como una zanahoria raquítica. Él suele elegir la primera forma; sin duda la mejor. Pero hay veces que elige la segunda y entonces explota. 

El libro nos muestra las diversas fases de una rabieta. El niño de repente quiere algo y sus padres se lo niegan. No es que los padres sean malos y tengan por costumbre negar cosas a su querido hijo; no, es que los padres a veces tienen que negar cosas. Porque no les conviene (por ejemplo, salir en bañador a la calle en pleno invierno) o porque simplemente no pueden ser (que les demos la luna, por ejemplo). La imagen de esta fase es muy descriptiva: el niño aparece con corona, capa de armiño y cetro. 






El niño insiste, los padres se siguen negando y el niño, que suele ver la vida de color rosa, empieza a verlo todo de color rojo. Y acaba llorando, chillando y pataleando

¿Y cómo reaccionan los padres ante esta pataleta? Pues con calma y tranquilidad, no haciéndole caso y dejando que se calme solo

Y, finalmente, entramos en la última fase. El niño se da cuenta de que así no consigue nada y se acuerda de que su papá no oye bien cuando le gritan y que su mamá dice que es mejor estar cerca de alguien para hablarle bajito y al oído. Y el niño se calma y vuelve a verlo todo de color rosa

Hay diferentes formas de tratar las rabietas. Yo no soy ninguna experta pero he leído sobre el tema y he visto las principales opciones: razonar, ignorar y ponerse a su altura chillando más. Lo ideal es la primera en mi opinión pero eso sólo funciona con niños como el mío que, en realidad, no tienen rabietas. Con un niño rabietoso de verdad hablarle es como hablar en chino porque se cierran en banda y no razonan, ni siquiera te oyen. La última opción, la de chillarle tú también, a todas luces no es buena. Al final acabáis todos fatal y, probablemente, arrepintiéndoos. Somos personas y, aunque no nos parezca una buena opción, a ver quién es el guapo que en plena batalla rabietil no ha soltado sapos y culebras por su boca. Pero no sirve para nada más que para que llore más fuerte y al final tener,encima remordimientos de conciencia. La otra opción es la que plantea el libro: esperar tranquilamente a que amaine. No es que sea fácil mantener la calma (sobre todo si la rabieta ocurre en la calle o delante de otro gente -que, por supuesto, dará su parecer tipo "una torta a tiempo"...) pero hay que intentarlo. A mí es lo que mejor me funciona. A veces supone media hora de lloros y gritos hasta que, no sé si por cansancio, la gordi se acaba callando y viniendo a mí buscando mimos y consuelo; pero es algo que hay que pasar. 


¿Qué es lo que hacéis vosotros en ocasiones como ésta?


Hay  muchas cosas que me han gustado de este libro

Su contenido en sí. Por supuesto, nos sirve para insistir a nuestro pequeño rabietoso que todo es mejor cuando nos hablamos tranquilamente, cuando pedimos las cosas sin exigir, cuando negociamos las cosas...

Me ha encantado cómo identifica los estados de ánimo con colores. El rosa para cuando estamos bien. El rojo cuando se enfada. El blanco de la indiferencia. Me ha encantado y me ha parecido muy acertado

También me ha gustado mucho que esté escrito con mayúsculas. Como os he dicho en alguna otra ocasión, en el cole de mis hijos les enseñan a leer con mayúsculas y no es fácil encontrar libros para niños en torno a los 4 años, escritos con ese tipo de letra. Además, no es tipográfica sino manual (¿puede decirse así?). Son letras como las que ellos están aprendiendo a hacer.

Para llamar la atención de los niños, las palabras están escritas en diferentes tamaños y colores. Las ilustraciones acompañan perfectamente al texto haciéndolo aún más comprensible para nuestros pequeñajos

En definitiva, "Rabietas" es un bonito album ilustrado o cuento infantil. Recomendado para niños entre 3 y 6 años, nos puede resultar muy útil para trabajar sobre un tema por el que gran parte delos pequeños pasan.













23 comentarios:

  1. Mi hija no es de rabietas pero a muchos les vendrá bien. Tiene pinta de ser muy chulo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el enfoque y si además tiene alguna utilidad para superar las rabietas pues mejor
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente prefería a mi niño cuando chillaba que ahora que no le sale la voz del cuerpo cuando le hablas como si fuera autista o algo similar, jeje. Lo reitero, quiero que repongan la mili, jaja era una buena cura para la "tontería", jeje

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Es que pasamos de un extremo al otro. Estos hijos no se enteran de que en el medio está la virtud!

      Eliminar
  4. Mi hijo pasó la fase, aunque no sé si llamarla así porque la segunda vez que me montó un pollo me di media vuelta y lo dejé tal cual estaba: tirado en el suelo, gritando y pataleando en pleno Corte Inglés. Fue mano de santo, no volvió a hacerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que recuerdos me ha traido esta entrada.Mi hijo,mas de una vez,se ha quedado tirado en mitad de la avenida ignorado por su malvada madre.No os imagináis como me miraba la gente.Esta etapa no dura mucho,eso es lo bueno.
    La adolescencia si que es dificil!Os recomiendo,para el futuro:"Socorro,tengo un hijo adolescente"
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Pues me parece muy util, tanto para niños como para padres. Ya sabes que no tengo hijos, asi que me opinion se queda coja, pero me llevo casi 20 años con mi primo pequeño... al que las rabietas le llegaron hasta cerca de los 12. ¿Normal? Por supuesto que no :) Por cierto, para la tipografia que mencionas yo solo conozco el termino en ingles "handwritting" y muchas veces he visto la palabra usada tal cual en castellano. Besos

    ResponderEliminar
  7. Que lástima que no tenga ningún peque para regalárselo. Mi hija es más ya de El corredor del laberinto y distopías :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Ya solo con el título y lo que cuentas se a quien regalarselo

    ResponderEliminar
  9. Me encanta este libro, lo vi hace unos días y estoy pendiente de que esté disponible en catalán porque estaba agotado y a los peques les va mejor, así que ya mismito me hago con él. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Jaja, ya tenía fichado este cuento, pinta genial y por lo que cuentas no me confundo.

    bsos!

    ResponderEliminar
  11. Qué libro más interesante, y encantador :) Gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Un cuento genial. Cualquier dia las rabietas empiezan a darme a mi... un beso!

    ResponderEliminar
  13. Mi niña era de rabietas. Y sí, lo mejor es esperar a que pase. Practicamente ignorarla. Cuando ya ven que no consiguen lo que quieren, dejan de hacerlo. Pero en mientras, ¡cómo te crispan los nervios!
    Un bonito cuento. Le echaré un vistazo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Un libro ideal para los mas pequeños.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Hola! Yo también opino que es mejor dejar que se pasen para que sepa que de esa forma no consigue nada.
    Bsos ^^

    ResponderEliminar
  16. Lo he visto en los emails que me envían los de boolino y me ha gustado ,D

    ResponderEliminar
  17. Un complemento ideal para ayudar a los padres a pasar de la mejor manera las preocupantes fases de crecimiento de los enanos. Todas las sugerencias amenas y divertidas para educar a los niños serán siempre bienvenidas por los padres. Yo no tengo hijos pero reconozco que a veces se ponen un poco...así...y es dificil tratar con ellos, pero con libros como estos la cosa se torna mas fácil. Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Qué libros más chulos sacan ahora para los críos =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Me parece muy interesante porque ahora estoy pasando por esa fase... Precisamente hoy hemos tenido una super-rabieta y aún no sabemos ni cómo ha empezado. Yo suelo intentar el razonamiento, pero no siempre es fácil... En todo caso, creo que la calma es fundamental para que la situación acabe cuanto antes.
    Tomo nota del libro.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario