jueves, 2 de mayo de 2013

"Tesis doctoral de un extraterrestre" - Tucho Balado


Hace poco me escribieron de la editorial Ven y te lo cuento para informarme de su último lanzamiento, un libro que llevaba el curioso título de “Tesis doctoral de un extraterrestre”. El subtítulo no lo era menos “¿Y si fuese cierto… que los humanos somos genéticamente imbéciles?”. Comprenderéis que no me pudiese resistir. Me gustan los libros divertidos para alternan con lecturas más serias o farragosas y éste prometía arrancarme alguna sonrisa. Como así ha sido, por cierto. Éstas son mis impresiones sobre él.


Tucho Balado

Nació en Barcelona donde se casó, tiene dos hijos y cuatro nietos, vive su madre y enterró a su padre junto a un saquito da terra dos seus amores.
Le ha pasado casi de todo: bueno, buenísimo, malo e incluso malísimo, pero hasta en los peores momentos siempre vislumbró que era un tipo con suerte. Supone que a algún ser superior o sera superiora se lo tendrá que agradecer aunque, hoy por hoy, aún no sabe a quién.

Después de dedicar la mayor parte del tiempo a su familia, a sus amigos, a componer, a pintar, a diseñar y a disfrutar de la vida, un día descubrió la necesidad imperiosa de escribir un libro serio de humor. Concretamente, sobre la estupidez humana y sus múltiples aplicaciones. 



Diseñador y empresario durante más de cuarenta años. Desfiló en los 80 y 90 en las pasarelas Cibeles, Gaudí y Les Halles de París junto con Mila, con sus marcas A MENOS CUARTO, MILA Y TUCHO BALADO y MYT. Fue también durante cuatro años presidente del Salón Gaudí.

Libros publicados en Ven y te lo cuento
• Tesis doctoral de un extraterrestre
• La Verbena de San Judas

Datos técnicos

Título: “Tesis doctoral de un extraterrestre”
Autor: Tucho Balado
Editorial: Ven y te lo cuento
Colección ¿Y si fuese cierto...
Publicado en marzo de 2013
Formatod: Rústica
ISBN: 978-84-939938-2-5
Precio: 12.00 € en papel / 5,99 euros ebook
Booktrailer del libro



Argumento

“Un confiado extraterrestre llega a Barcelona para rematar su tesis doctoral de fin de carrera y alucina conviviendo en nuestro caos entre personajes sanjudianos.
La falsa moral y la persistente utilización de la mentira como base de nuestra comunicación, le confirman que su viaje ha sido un acierto.

La intervención es inevitable e inminente.”
Ni más ni menos: tal y como lo cuenta la editorial en la contraportada del libro, un extraterrestre aterriza en nuestro planeta; más en concreto, en España; afinando más, en Barcelona. Está realizando una tesis sobre una raza que se creyó extinguida, la de los memoos, pero que él tiene razones para pensar que no fue así y que en la Tierra hay descendentes de los mismos.
El extraterrestre, que adopta el nombre de Leo Fnac, tiene la misma pinta que cualquiera de nosotros por lo que no le resulta difícil mezclarse con otros humanos para estudiarlos en profundidad. Y lo que ve le deja alucinado. Y es que, poneros por un momento en la tesitura de alguien que viene de fuera –del espacio, del pasado…- y ve cómo es nuestra vida diaria, ¿no creéis que alucinaría en colores?


Impresiones

La editorial define esta novela como “una novela seria de humor” y tiene más razón que un santo. Es una novela de humor, qué duda cabe: las situaciones que plantea, cómo las plantea y la forma en la que las narra, son graciosas todas ellas, hilarantes en algunos casos. Pero también es una novela sería porque, a la vez que nos hace reir, nos hace pensar en ciertas cosas que, quizás por inercia, quizás por no complicarnos más la vida, las tenemos tan asumidas que nos parecen normales cuando no dejan de ser raras, incluso grotescas.
El punto de partida es ya disparatado: un extraterrestre está haciendo una tesis sobre una raza que se ha creído, durante milenios, extinguida, pero que él piensa que no fue así. Por ciertas circunstancias, fueron expulsados de una galaxia pero él tiene la tesis de que fueron a otro planeta donde se mezclaron con los nativos. Eran los Memoos y ¿os imagináis a qué planeta llegaron? Él cree que los terrícolas son descendientes de los memoos y si le quitamos a esa palabra una “o” entenderemos porqué.
Nuestro extraterrestre asume el nombre de Leo Fnac. El nombre se debe al que más oyó la noche en la que aterrizó en la Tierra (en Barcelona, concretamente), casualmente tras un partido Real Madrid – BarÇa. El apellido a un letrero luminoso que se encontraba en la zona en la que aterrizó su nave.
Leo no es verde, ni tiene antenas, ni cinco ojos, no es agresivo ni nada por el estilo. Es como nosotros y habla como nosotros, por lo que no tiene problemas para pasar desapercibido. Lo que sí tiene es problemas en el momento en el que aterrizó, pues lo hace desnudo y, claro, es complicado a la hora de mezclarse con los habitantes del planeta. Aunque, por eso eligió Barcelona, ya que “era una de las pocas ciudades significativas del mundo donde aún estaba permitido pasear desnudo sin que te multaran, insultasen o partieran la boca”. Así que tiene que hacer tres intentos. La primera intentona le deja en una fuente, en plena resaca post-partido, con los hinchas borrachos bañándose medio desnudos en la misma. Miradlo desde fuera: no me digáis que no parece raro! En la segunda llegada, la nave le deja en medio de una orgía: ahí no desentona su estado de desnudez pero, claro, lo que allí ve y lo que allí le hace, como que no le convence demasiado. La tercera llegada es igualmente surrealista pues le deja en el probador de unos grandes almacenes el primer día de rebajas. Ya os podéis hacer una idea de las situaciones tan absurdas y cómicas que ocurren no?
Al hilo de las diferentes situaciones en las que se ve envuelto, el libro nos hace reflexionar. Por ejemplo, sobre el trato que damos a los animales: “Los hacéis trabajar. Los utilizáis disfrazados de arte para sacrificios y juegos. Los exhibís como zombies en zoos y acuarios. Los manipuláis para apostar en canódromos, hipódromos y demás. Experimentáis con ellos en laboratorios. Montáis cacerías para masacrarlos o simplemente, con el mayor de los sadismos, los soltáis para que alcen el vuelo y destrozarlos de un perdigonazo”.
Otras situaciones absurdas se dan en los supermercados. La que os planteo a continuación está llevada al extremo pero, en el fondo, todos sabemos que algo de razón tiene, ¿a que sí? “La diversidad de la compra de cada cliente refleja su personalidad sin opción a error. La señora estaba colocando en el mostrador seis lotes de seis yogures cada uno de plátano caramelizado. Yo acababa de verlos en oferta hacía un momento: Llévese un mínimo de seis lotes de seis yogures con un descuento del 40% - ponía el anuncio. Me había fijado también que caducaban al cabo de dos días. Traté de imaginarme su hogar. Por su edad, o vivía sola o como máximo con su marido. Sus hijos, si existían, deberían ser ya bastante mayores como para haber volado del nido. Hice mis deducciones y calculé que si tenía dos días para consumir los yogures entre ella y su posible cónyuges y descontando ocho horas destinadas al sueño en cada jornada, le quedaban exactamente treinta y dos horas para consumirlos. Uno cada 53,33 minutos si eran para ella sola y dos cada hora y cuarenta y seis minutos si eran para la pareja. Deduje que algo no funciona en esta planeta”.
En fin, creo que ya os podéis imaginar un poco como es el libro. Probablemente, como me ocurrió a mí, os recuerde a otro libro bastante conocido: “Sin noticias de Gurb” de Eduardo Mendoza. Tiene un aire en su planteamiento, la verdad, aunque luego va por otros derroteros; pero, como él, es de lo más divertido.
Tengo que destacar también los nombres de las personas que aparecen a lo largo de la novela, que no son muchos, pero cuyos nombres son de lo más chocantes. Además del citado Leo Fnac, tenemos por ejemplo a Pamela de Hoderlándola Toujours, Prudencio Talavero de la Reina, Leandro de Arruchemas, Ostricio Palomares, Vasile Nancortés, Catalina Tuercaprieta., Alejo Yavoy…
El libro es francamente fácil de leer y muy divertido. Son muy pocas hojas, poco más de 100 y tiene letra grande, por lo que es lectura de una tarde. La historia está narrada en primera persona por nuestro particular extraterrestre y tiene más narración que diálogo. El lenguaje es coloquial y actual con algunos guiños a la actualidad, como a la familia real, a Beyoncé, etc…
Y, lo más curioso de todo, es la teoría que da sobre la evolución de las especies. Disparatada, sí; absurda, quizás, pero oye, quién sabe. En el fondo somos todos un poco memos (mejor dicho, sois los hombres porque las mujeres somos de otra especie cosa que todos sabíais verdad? Jajaja)



Conclusión final

Es una historia un poco surrealista, un poco absurda que nos hará pasar un buen rato. De vez en cuando viene bien reírse de uno mismo y plantearse temas serios de una forma divertida, como hace Tucho Balado en esta novela con un título tan curioso y con un subtítulo aún más (“¿Y si fuese cierto… que los humanos somos genéticamente imbéciles)

Podéis comprarlo en Popular libros



37 comentarios:

  1. No tiene mala pinta pero no voy a ir corriendo a buscarla. Si la encuentro le doy una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. No pinta nada mal, lo tendré en cuenta para algún momento que busque o necesite una lectura entretenida y divertida, pero de momento la dejaré pasar porque la lista de pendientes es algo más que interminable.....
    Muchas gracias por tu reseña! Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues a pesra de lo que te ha gustado y de lo que te has reído la dejaré pasar...es que no me acaba de atraer nada jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me ha picado la curiosidad, estos libros siempre viene bien tenerlos a mano, así que me haré con él para intercalarlo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sí que es verdad, como bien dices, que el argumento me recordaba a "Sin noticias de Gurb". Parece divertida para las vacaciones, me la apunto. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Parece divertida, aunque tengo tanto por leer que espero que se cruce ella solita en mi camino jaja,. Si es así la cazo al vuelo, pero de momento no me la apunto que tengo muuuchooo pendiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me lo apunto, que tiene que ser divertidísimo.

    ResponderEliminar
  8. Me parece curioso y pinta divertido

    ResponderEliminar
  9. A veces es bueno leer libros así, que te distraen, si más pretensiones.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Pues es verdad que a grandes rasgos me recuerda a Sin noticias de Gurb pero siempre esta bien tener un libro de este tipo en la estanteria para cuando te hace falta "tomar un respiro".
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. He visto que está gratis en 24symbols (o así lo he entendido en la propia página de "Ven y te lo cuento", luego con más tiempo lo compruebo. Gracias por la reseña. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Me ha recordado a "Sin noticias de Gurb"... no pinta mal.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Parece que es muy original, hasta en el titulo y si resulta entretenido y consigue sacar una sonrisa... mejor que mejor.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Vista la reseña me recuerda a 'Sin noticias de Gurb'... De momento ahí queda la recomendación, que tengo mucho pendiente por leer.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  15. A primera vista no me llama mucho, pero por lo que cuentas, la voy a tener muy presente, para divertida. Muchas gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Los libros de humor son estupendos sobre todos lo que están hechos con inteligencia también, como parece ser el caso de este.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Bien,parece algo diferente a lo que estoy acostumbrada...la apuuntare para momentos de bajon..

    ResponderEliminar
  18. A mi tb me recordó a Sin noticias de Gurb.

    ResponderEliminar
  19. Además de no conocer el título que nos presentas, tampoco conozco la editorial que lo ha publicado. Echaré un ojo a su catálogo. Gracias,

    ResponderEliminar
  20. Si lo veo en la librería le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  21. Necesito una lectura como esta ya! Es más, me he sentido identificada, a veces pienso en que ese subtítulo se podría aplicar a más de uno que conozco :)

    ResponderEliminar
  22. No me llama mucho la novela, todo hay que decirlo pero estoy totalmente de acuerdo con el antetítulo y es que nos define muy bien a los seres humanos. Imbéciles por naturaleza, y así nos va, claro. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Pues pensaba que sería otro tipo de lectura aunque aún así no me llama especialmente, creo que esta vez lo voy a dejar pasar
    besos

    ResponderEliminar
  24. La verdad que tiene buena pinta, parece muy divertido. Lo apuntaré a la lista por si me lo encuentro por ahí jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la idea que desarrolla este libro; por lo que cuentas, siempre que esté bien tratada (que es lo único que no me ha terminado de convencer), puede dar mucho juego y provocar varias carcajadas (o sonrisas, en gente seria).
    Besos!

    ResponderEliminar
  26. Parece un libro divertido y original. Me gustó mucho "Sin noticias de Gurb", le daré una oportunidad a este.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Tiene una pinta estupenda, el booktrailer está genial, me ha hecho soltar una carcajada incluso jejeje.

    Me lo apunto :)

    ResponderEliminar
  28. Parece muy interesante, no?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  29. Yo ya me he reído con tu reseña. A mí me ha recordado a un libro que leí hace mucho tiempo, La tesis de Nancy (de Ramón J. Sénder); aunque sin teorías evolutivas en las conclusiones (me parece recordar, o igual sí).
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Me recuerda a un "Gurb" actualizado... Me llama la atención, la verdad, pero temo que su humor caduque tan pronto como la novela de Mendoza... 1beso!

    ResponderEliminar
  31. Pues me llevo el libro apuntado, que para intercalar con lecturas más densas y reír un poco, se ve bastante bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  32. Jolín que chulada quiero leerlo!!! jajaja, desde luego que somos geneticamente imbeciles. No me cabe la menos duda. Oye que chulo!! Me namorao...jejeje

    ResponderEliminar
  33. No conocía este libro, suena bien por lo menos para echarte unas risas.

    ResponderEliminar
  34. No conocía de nada el libro, pero me has convencido. De vez en cuando viene bien reírse de uno mismo:)
    1beso

    ResponderEliminar
  35. Tiene que ser divertido, tiene buena pinta :)

    ResponderEliminar
  36. No conocía este libro pero parece divertido :)

    ResponderEliminar
  37. Por todo lo que has dicho de ella creo que tengo que tenerla muy en cuenta

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario